El rendimiento reproductivo de las aves acuáticas del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y los humedales de la cuenca alta del río Guadiana se han visto en riesgo por el incremento de la población de jabalíes.

Esta es una de las principales conclusiones a las que se ha llegado, luego de una investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid, con la colaboración de científicos del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de la Universidad de Castilla-La Mancha y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Los resultados indican que, la expansión de este mamífero en el área, que ya se ha ubicado en casi el 80 % de los humedales, amenaza también a la población del conejo silvestre, valorado como una de las principales presas para diversos depredadores amenazados, como es el caso del águila real.

Además, en el estudio se habla sobre la ‘mancha húmeda’ de la cuenca del Guadiana, que es una Reserva de la Biosfera que constituye el principal complejo de humedales interiores del suroeste de Europa, una totalidad de ecosistemas acuáticos que se caracteriza por su elevada biodiversidad.

Javier Viñuela, investigador del IREC y coautor del estudio, explica que: «Se trata de un hábitat con una superficie restringida, por lo que cualquier alteración en su ecosistema afecta a la superficie total». 

Estas regiones se caracterizan por ser frágiles, y por lo tanto, encontrarse afectadas de mara permanente. Asimismo, en el último siglo se han visto afectados los humedales naturales del mundo, habiendo pérdidas que han afectado particularmente a diversas aves típicas de esos hábitats.

Jabalíes atentan contra la biodiversidad

«El aumento de la depredación de los nidos es una causa adicional importante en la disminución de las poblaciones de aves. En este contexto, los jabalíes se consideran una especie clave y tendría un alto potencial para influir en la fauna asociada», resalta José Ángel Barasona, investigador del Centro VISAVET de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y líder de la investigación.

Los estudios revelan que el jabalí, gracias a sus características (mamífero omnívoro, prolífico y muy adaptable), posee una gran expansión reproductiva en los últimos años.

De esta manera, su aparición se ha localizado en un total de 26 humedales investigados, en especial en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, donde su impacto estaría alcanzando ‘niveles insostenibles’.

La protección de determinados entornos y específicamente la ausencia de caza favorecen el aumento de la población de jabalíes, lo que tiene un ‘efecto cascada’ en el ecosistema.

«Su abundancia condiciona la productividad de toda la comunidad de aves acuáticas que se reproducen en las orillas o en islas de las lagunas, ya que los nidos son destruidos por él», subraya Christian Gortazar, investigador del IREC.

Soluciones para combatir el problema

En consecuencia, para poder aportar soluciones, los investigadores han planteado reforzar la gestión y evaluación de los jabalíes y su expansión con apoyo de ‘indicadores poblacionales’.

«Un buen indicador de la población del jabalí es el índice de estimación de la abundancia del jabalí (FBII). Un valor superior a 0.2 indica una tasa elevada que reduce ‘seriamente’ la abundancia de conejos y la productividad de las aves acuáticas. Otras medidas incluyen la gestión del hábitat y la protección de las zonas de nidificación de las aves afectadas», concluye Javier Viñuela.