La Comunidad de Madrid ha informado que ya han iniciado los trabajos de retiro de vegetación caída y de ramas a causa del viento y las nevadas de la borrasca Filomena, especialmente en las zonas más concurridas y con espacios recreativos, ante el inicio de la Semana Santa por medio de un contrato de emergencia a lo largo de 31 municipios.

Para ello se ha invertido un total de 1.2 millones de euros, que incluye el proceso de clonación de árboles centenarios que resultaron afectados por el evento meteorológico. Para ello contarán con el apoyo del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural Agrario y Alimentario (Imidra).

Por otra parte, el Gobierno ha anunciado la creación de un biobosque en el que se plantarán unos 150 árboles, 600 arbustos y 20 000 semillas herbáceas. También serán instalados un jardín ornitológico, uno de mariposas, una zona educativa y un camino de 1 325 kilómetros cuadrados.

De esta manera, se unirán los tres parques regionales como parte del Arco Verde que se extenderá por más de 200 kilómetros. Según la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, «se trata de uno de los proyectos más importantes que tiene el Gobierno de la Comunidad de Madrid en la presente legislatura y para los próximos años».

A su juicio, será un nuevo «pulmón verde» que permitirá el esparcimiento de los ciudadanos en espacios naturales, así como el conocimiento por parte de los niños de la riqueza natural que ostenta Madrid y la creación de conciencia para su conservación y cuidado mediante la adopción de hábitos sostenibles.

De igual forma, está prevista la ejecución de obras en el parque de la Alhóndiga, que a su vez se comunicará con Bosquesur, que abarca unas 700 hectáreas y comprende los municipios de Fuenlabrada, Getafe y Leganés que sufrieron los embates de la borrasca Filomena de enero. La plantación de árboles estará a cargo del Consejo de Administración Forestal (FSC), mientras que Carrefour también hará un importante aporte como parte de su Responsabilidad Social Corporativa.