La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha iniciado una consulta pública con el objetivo de declarar Lomo de Riquiánez como un nuevo espacio territorial protegido dentro del archipiélago, el cual estaría dentro de la categoría de Paisaje Protegido, debido a que es un espacio con gran valor estético y cultural en la isla.

Dicha declaración responde a la petición realizada por parte del Ayuntamiento de Arucas en el mes de octubre de 2019 y cuya iniciativa está avalada por el Cabildo. Además, este territorio abarca una superficie de 306.95 hectáreas y, a su vez, limita al norte con la vega agrícola de Arucas; al sur y este con la carretera insular GC-300 y el núcleo urbano de Los Castillos, y por el oeste con el barranco de Las Zanjillas.

Opiniones de especialistas

Para José Luis Valbuena, consejero de Transición Ecológica, Lomo de Riquiánez, es una unidad geomorfológica que se encuentra bien definida, y una zona con un gran número de biodiversidad de floras endémica de Canaria (en el que muchas de estas especies tienen un notable proceso de regeneración natural, como es el caso del fayal-brezal) y fauna protegida; así como también elementos de interés cultural, etnográfico y arqueológico. Estas características lo hacen cumplir con lo establecido en  el Plan Especial de Protección de los Espacios Naturales de Gran Canaria (PEPEN, 1987) y en el Plan Insular de Ordenamiento del Territorio de Gran Canaria (1995).

En el PEPEN, este territorio es considerado Espacio de Interés Insular y en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIO) se declara como un Área Insular Protegida. Además, en el PIO está clasificado como Ba2, lo que significa que es un territorio de especial interés para la repoblación de especies arbóreas.

Consulta pública

Por otra parte, esta consulta tendrá una duración de un mes y se podrá responder por el portal web de la Consejería, con el propósito de poner a disposición de toda la ciudadanía distintos contenidos preliminares y conocer las opiniones de las entidades públicas y privadas, organizaciones y el público en general sobre aspectos que van desde los problemas que se podrán solucionar con dicha iniciativa; la necesidad y oportunidad de su aprobación; los objetivos que tendría y las posibles soluciones o propuestas alternativas regulatorias y no regulatorias.

Asimismo, en el Lomo de Riquiánez se encuentran varias especies de mucho interés en la isla, como es el caso de los 4 050 brezales secos macaronésicos endémicos, que en este momento están en proceso de recuperación, y para evitar cualquier situación que pongan en riesgos estas plantas se necesita de una especial protección.

De esta manera, una vez se efectúe la declaración que establezca a esta zona como un espacio natural protegido, se conocerán los usos del territorio, mismos que se esperan que favorezca el desarrollo de las actuaciones de restauración ambiental, pues se comenzarán a adoptar todos los lineamientos del plan especial del paisaje protegido. Por último, el proceso de consulta estará abierto para toda la ciudadanía hasta el próximo 1 de febrero.