El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación, ha anunciado que invertirá unos 14 000 euros para disponer de un total de 112 bebederos artificiales para aves en Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife, así como la rehabilitación de las instalaciones en Lanzarote, La Gomera, La Palma y El Hierro.

Las acciones forman parte del proyecto +porCanarias impulsado por el Gobierno con el apoyo de la Federación de Caza, que ya anteriormente han trabajado para instalar otras 118 fuentes a lo largo del año pasado. Para ello contaron con expertos en caza, que se ofrecieron voluntariamente, valiéndose de su conocimiento del área y su experiencia trabajando en zonas de difícil acceso.

De acuerdo con el consejero José Luis Valbuena, la fauna local se verá beneficiada, especialmente en el caso de algunas aves: «La instalación de los bebederos cubre el objetivo de mejorar el acceso al agua de la fauna silvestre, ayudándonos también a su reimplantación en algunos lugares».

En específico, se refirió al caso del pinzón azul de Gran Canaria, que actualmente se encuentra en peligro: «Para algunas especies de aves amenazadas como el pinzón azul de Gran Canaria, el agua es un factor limitante y sus planes de recuperación incluyen la instalación de bebederos y la recuperación de fuentes».

La mayoría de los bebederos serán instalados en Tenerife, que contará con 64, Gran Canaria tendrá 40, mientras que en Fuerteventura estarán dispuestos ocho. Por otra parte, las instalaciones a reparar serán aquellas ubicadas en las Zonas de Especial Protección para las Aves y en los espacios ocupados por la tórtola europea.

Cada uno de ellos estará hecho de hormigón armado e hidrofugado y contará con una capacidad de 80 litros, permitiendo a su vez la recolección de agua de lluvia. Además, estarán debidamente acondicionados para evitar el ahogamiento de especies que se acerquen a ellos. Todo el proceso será debidamente autorizado y se instalarán cámaras para vigilar su correcto funcionamiento, así como otras acciones para minimizar la depredación.