El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, con el apoyo del Cabildo, ha informado que la cifra de culebras reales de California durante 2020 se acerca a los 2 000 ejemplares, tras la puesta en marcha del proyecto #StopCulebraReal, que busca proteger a la fauna local ante esta especie invasora.

Según José Antonio Valbuena, consejero de Transición Ecológica, la población de estas serpientes debe ser controlada, ya que su presencia en el archipiélago supone una amenaza para el ecosistema. Señala que las capturas de 2020 presentan un incremento en relación con el año anterior, cuando unas 1 087 culebras reales fueron atrapadas.

A su juicio, no solo el trabajo de las cuadrillas de protección ha dado resultados positivos, también el aporte de la ciudadanía ha sido vital para mantener a raya el crecimiento desmedido de esta especie. Los llamados de la comunidad han permitido atender el 41 % de los casos que concluyeron en 818 capturas, un número que se asemeja a la totalidad de serpientes registradas en 2016. El resto, otras 1 172, se suma a la captura de las cuadrillas destinadas a tal efecto.

#StopCulebraReal

La ejecución de la iniciativa #StopCulebraReal ha tenido como resultado la captura de 9 134 ejemplares, de los cuales 4 801 se deben a la colaboración de la comunidad. Para ello ha recordado que, en caso de observar una serpiente, debe evitarse sostener el animal en las manos, bien sea que se trate de una especie venenosa o no.

En tal sentido, explica que el procedimiento idóneo consiste en inmovilizar a la culebra y cerrarle las vías de escape, de modo que el trabajo de las cuadrillas se facilite una vez que se presenten en el lugar. Además, exhorta a la colectividad a llamar al 112 o al 608 098 296 para reportar un avistamiento.

La culebra real californiana fue detectada en Canarias en 1998, pero no fue hasta 2007 que comenzó su proceso de reproducción y adaptación al hábitat. Una de las razones pudo haber sido la introducción de quienes las usaban como mascotas, lo que posteriormente se tradujo en numerosas fugas que permitieron su proliferación.

El lagarto de Gran Canaria, o Gallotia stehlini, es una de las especies más amenazadas por la presencia de la serpiente real. Desde su introducción, el número de ejemplares en el archipiélago ha disminuido considerablemente, lo que pudo haber llevado a su desaparición. Esta especie se encuentra registrada en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, y su posesión, comercio y transporte está totalmente prohibida.