En la actualidad el cambio climático es un tema que no deja de escucharse y sobre todo por los problemas que esto ocasiona, así como también de la pérdida de la biodiversidad generando cambios ecológicos a niveles caóticos, pudiendo pensar que tanto el cambio climático y la biodiversidad están luchando para no desaparecer.

La resonancia sobre estos temas se hace perceptible ante todos, pero la verdadera pregunta es: ¿Quién llegará primero?, al parecer nadie sabe si el cambio climático o la biodiversidad desaparecerá primero porque es una lucha incesante de estatus y de poder, pero obviamente son temas que se relacionan íntimamente, por lo que no se le debe de anteponer el uno sobre el otro.

Situación española

España no se ha quedado atrás y está abordando estos grandes problemas de forma individual, a través de medidas y campañas, al igual que con el poder de los ciudadanos, de normas y fundaciones, pero, ¿será suficiente para frenar esta bola de hielo?

Esta pregunta genera muchas y muchas respuestas, lo cierto es que ninguna respuesta es acertada hasta que se encuentre una unión de criterios, porque si bien existen las condiciones para frenar el deterioro progresivo del planeta, también existen indicios importantes de que seguimos un camino que nos llevará a un callejón sin salida.

Por si fuera poco, los requerimientos energéticos, el aumento desproporcionado de la población y la producción creciente de alimentos, las discusiones continuas de los países por lograr el poder y el control de recursos naturales y de combustibles fósiles, sugiere la pérdida de lo que realmente  importa, que es vuestro hogar.

Para aclarar la afirmación de vuestro hogar, no es hablar del suelo de nuestra vivienda, vuestro hogar es La Tierra, es el espacio que recorremos todos los días, y que seguramente no se han paralizado al pensar o a percibir cuantas miles de hectáreas de bosques están siendo taladas de forma indiscriminada, pero sí sienten y lamentan la pérdida de las plantas o flores de su jardín, y es exactamente lo mismo.

Uno de los más grandes errores es ver a La Tierra como una entidad externa y no una identidad propia en la que convivimos, y para ello se valen de frases como: esta situación no es de mi incumbencia, ó si esa persona no lo hace por qué debería hacerlo yo?, así como también en decir que si el Gobierno no cuida ni conserva los espacios naturales, no creo tener la autoridad necesaria para detener esta situación.

Por si fuera poco, la situación en España, Europa y en todo el mundo la situación es tan delicada que se considera que hay «un plazo de 10 años para salvar la biodiversidad y que los ecosistemas más importantes dejen de ser funcionalmente viables».

Posterior a la desaparición de la biodiversidad, se pueden imaginar cuál será el próximo ser viviente en desaparecer? Si aún no queda evidente y si siguen pensando que los temas de conservación y protección, así como hacer la vida mucho más sostenible con el medioambiente, está claro que el mensaje de este 2020 no te llegó.

Las conclusiones de este tema en particular son lamentables porque la mayoría de las personas no quieren darse cuenta de la pérdida progresiva e indetenible de la biodiversidad, y obviamente no entran en razón al querer entender que las consecuencias del cambio climático viene dado por la falta de conciencia social, y el reto más imperioso es transmitir la gran importancia a los ciudadanos porque el momento del cambio es ahora o nunca.