El Gobierno de Castilla y León ha reportado bajos valores de contaminación a lo largo del año 2020, según lo establecido por las autoridades sanitarias. Asumen que el confinamiento y la poca presencia de actividad industrial y tráfico han mantenido controladas las emisiones de gases perjudiciales para la salud.

Uno de estos elementos es el dióxido de nitrógeno producido por los coches y las factorías. Durante el año, estas emisiones no se han elevado más allá de lo permitido. Según la Red de control de la calidad del aire en Castilla y León, 29 de sus estaciones registraron un volumen inferior al límite en un 25 %, mientras que otras 18 registraron que fue inferior en un 50 % en referencia a las cantidades arrojadas en 2019.

De igual manera, la región se mantiene por un año más dentro de las tasas permitidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Por otra parte, el monóxido de carbono, benceno y dióxido de azufre no han superado cifras considerables. Caso similar al de las partículas de suspensión que, aun sin restar las intrusiones de polvos provenientes del norte de África, han mantenido números bajos.

Solo en algunos casos se superaron los límites aceptables

Solo algunas excepciones se han registrado en Medina del Campo (16), La Robla (10) y Venta de Baños (8), que se mantienen distantes del límite diario de 35. En cuanto al volumen producido por año, solo las estaciones de Valladolid y Medina del Campo registraron algunas alteraciones a lo permitido por la OMS. Otros contaminantes como el ozono O3 sí presentaron valores algo elevados pero no mayores a los registrados en los últimos años. En consecuencia, no hubo necesidad de activar los protocolos de emergencia por medio del 112.

No obstante, el Gobierno, a través de su Consejería de Fomento y Medio Ambiente está tramitando un Plan de Mejora de la Calidad del Aire Regional, derivado de la Estrategia de Mejora de la Calidad del Aire Regional, que entrará en vigor durante el presente año y establece la adopción de medidas para reducir la contaminación producto del ozono, así como iniciativas para crear conciencia en la colectividad.