El gobierno de Murcia, a través de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia ha aprobado la entrada en vigor de una Orden que prohíbe las quemas de restos vegetales. A partir de este año solo serán permitidas si se comprueba que existe algún riesgo fitosanitario toda vez que los demás métodos para deshacerse de los residuos hayan sido descartados.

Según el consejero Antonio Luengo, el Gobierno de Murcia promoverá otros métodos para acabar con estos residuos, como la trituración. Con el fin de preservar el aire limpio y permitir un desarrollo óptimo de la agricultura, el uso del fuego quedará prohibido, salvo que la acumulación sea excesiva, al punto de suponer un peligro para los cultivos y no hallar otra solución.

La Orden sustituye al texto publicado en octubre de 2017 tras una serie de actualizaciones producto de los avances científicos y técnicos en el ámbito agrícola enfocados en la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Según el nuevo texto, los rastrojos y otros desechos resultantes de la poda no podrán incinerarse sin la aprobación de las autoridades en caso de riesgo fitosanitario, bien sea por la propagación de plagas u otros seres vivos que puedan poner en peligro el funcionamiento de los ecosistemas y las labores de los agricultores.

Permisos de quema

Quienes requieran el permiso para llevar a cabo la quema controlada, deberán asesorarse con un experto en Gestión Integral de Plagas inscrito en el Registro Oficial de Productores y Operadores de medios de defensa fitosanitaria (ROPO), quien determinará el grado de riesgo y emitirá un informe que, junto con una Declaración Responsable, deberá ser remitido a las autoridades, quienes finalmente podrán aprobar la quema y definir las condiciones en las que será realizada, en procura de un impacto mínimo en el ambiente y en la salud de los ciudadanos.

En la regulación anterior, no se precisaba de una solicitud por cada agricultor para justificar la quema. Con la publicación del nuevo ordenamiento en el BORM (Boletín Oficial de la Región de Murcia), cada caso será evaluado por separado para determinar si el riesgo fitosanitario alegado justifica la utilización del fuego, una vez que la trituración y otros procedimientos hayan sido descartados.

Asimismo, se llevará a cabo un programa de vigilancia a cada informe de los asesores en Gestión Integrada de Plagas, así como a cada Declaración Responsable por parte de los interesados en el proceso de solicitud. Además, un porcentaje de las quemas contará con supervisión para corroborar el correcto cumplimiento de lo estipulado en la Orden.