El plástico representa el 95 % de los residuos que flotan en el Mediterráneo, un mar que contiene entre el 20 % Y el 54 % de las partículas de microplásticos del planeta. Pero no solo encontramos plásticos, también restos de hidrocarburos, medicamentos, productos sintéticos como herbicidas e insecticidas y una larga lista de contaminantes que convierten a este mar en el más contaminado del planeta. 

Además de los contaminantes disueltos, el Mediterráneo acumula grandes cantidades de residuos que flotan en sus aguas o que han sido vertidos durante años y ahora reposan en el lecho marino.

El director científico de Oceana Europa, Ricardo Aguilar, expresa que «anualmente, el Mediterráneo recibe entre 400 000 y 500 000 toneladas de petróleo y residuos oleosos», un indicador de la amenaza de contaminación en este mar donde los ecosistemas padecen contaminación crónica aguda.

Según la Fundación Aquae «los países que más plásticos vierten al Mediterráneo al día son Turquía (144 toneladas), España (126 toneladas), Italia (90 toneladas), Egipto (77 toneladas) y Francia (66 toneladas)».

El litoral mediterráneo se ha convertido en una gran mancha de plástico que amenaza a multitud de especies marinas y aves. Según la Fundación Aquae, 134 especies marinas se han visto gravemente afectadas por la ingesta de microplásticos. Estas fibras de menos de 5mm de diámetro también son ingeridas por los humanos a través de la alimentación y cuya toxicidad aún se encuentra en estudio.

En un informe publicado por WWF en 2018, expresa que desde España se vierten 126 toneladas de plásticos al día, colocándose como el segundo país que más plásticos vierte al mediterráneo por detrás de Turquía. 

Los plásticos en el Mediterráneo provocan asfixia, heridas y muchos problemas de salud a decenas de especies de animales marinos, incluidas especies protegidas y en peligro de extinción.

Los españoles consumen el 10 % de los plásticos de un solo uso en Europa

En Europa se estima que el reciclaje de plástico solo alcanza el 33  % de los 27 millones de toneladas que se producen en el continente. Solo el 6 % de la demanda de plásticos en Europa proviene de plásticos reciclados.

Los ecologistas señalan que la causa de esta baja tasa está en los retrasos de las políticas y medidas adecuadas en materia de gestión de residuos en la mayoría de países mediterráneos. Se utiliza el vertedero sin pasar por ningún tipo de reciclaje, es la primera y segunda opción de muchos países europeos y en el caso de España el 50% de los residuos va  a parar a este tipo de instalaciones.

Los ecologistas creen fundamental la adopción de un acuerdo internacional legalmente vinculante para eliminar el vertido de plásticos a los océanos que debe estar sustentado en objetivos nacionales para alcanzar altas tasas de reciclaje, reutilización y eliminación de los plásticos de un solo uso.

El biólogo marino y explorador de National Geographic, Manu San Félix, en un reportaje realizado en España documenta el problema de los residuos en el Mediterráneo y afirma que se ha convertido en el mar más contaminado del planeta  «aún estamos a tiempo de salvarlo y para ello tenemos que actuar ya».