Pese a los avances en materia medioambiental, España sigue liderando el ranking de países de la Unión Europea con más infracciones ambientales, mencionando las de mayor problemática, la depuración de las aguas y el tratamiento de residuos.

España es el país europeo con mayor cantidad de expedientes ambientales abiertos por el incumplimiento de las normativas comunitarias, en la actualidad existen unos 25 casos, donde la mayoría provienen de años anteriores.

Sin embargo, si comparamos con años anteriores, existe una baja de estas infracciones, donde 11 expedientes han sido cerrados satisfactoriamente sin sanciones, pero hay que continuar avanzando en materia de agua y el tratamiento de residuos.

Si hacemos un análisis histórico, os daremos cuenta que España muestra una caída relativa, ya que en el 2016 el país contaba con 26 expedientes abiertos, en el 2017 hubo un aumento a 30 expedientes y en el 2018 fue su punto máximo de estos tiempos con 32 expedientes, pero en el 2019 solo se obtuvieron 11 expedientes, lo que significó un avance relativo en el área medioambiental.

La mayoría de las sanciones son provenientes del manejo y la incorrecta gestión del agua, dejando claro la ausencia de políticas hídricas que van en consonancia a las directivas establecidas por la Comisión Europea.

La problemática medioambiental del agua es amplia y son de diversa índole, como las lagunas en la depuración de agua, dificultades en el tratamiento y el control de los vertidos provenientes de la agricultura y la ganadería, retrasos en la presentación de planes contra las inundaciones, entre muchas otras.

También existen expedientes abiertos por la contaminación atmosférica debido a las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, aunado al deficiente sistema nacional de gestión de residuos, además se incluyen en este listado el reciclaje de pilas, la caza de la tórtola o la contaminación acústica.

Actualmente, España está pagando multas de 10.35 millones de euros semestrales hasta el 2023 en infracciones ambientales, por el mencionado problema de tratamientos de aguas, donde aún existen 133 núcleos urbanos de más de 2 000 habitantes que carecen todavía de tratamiento secundario de todos los vertidos.

Esta situación no es un problema reciente sino más bien es un problema que viene arrasando desde el 2011, donde los expertos indican que está lejos de solventarse. Sin embargo, para hacer frente a esto se realizó el Plan Nacional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (DSEAR), pero primero hay que ejecutar unas 3 500 medidas de saneamiento y depuración recogidas en los planes hidrológicos.

La depuración urbana es otra problemática la cual ha tenido varios expedientes abiertos, desde el 2019, siete están relacionados a esta temática, de los cuales cuatro pueden terminar en sanciones para España.

En este sentido, también existe un requerimiento en marcha desde 2014 por el hecho de haber construido una parte de la vía de AVE entre Almería y Sevilla en un entorno protegido sin el informe ambiental pertinente. La construcción está afectando notoriamente a las aves de la zona, siendo muchas de estas con la figura de protección.

Adicional a estos expedientes abiertos existen otros por proyectos aún no construidos como el del embalse de Biscarrués, sobre el río Gállego, en Huesca, contra el que hay una fuerte oposición local.