El Gobierno de España aprueba el Real Decreto que busca fomentar la Gestión más eficiente y segura de los residuos provenientes de vehículos que se encuentran al final de su vida útil y con ello se modifica el Reglamento General de Vehículos, RD 2822/1998, de 23 de diciembre.

El Real Decreto responde así al desarrollo de los principios de la Estrategia Española de Economía Circular, que sienta las bases de un nuevo modelo de producción y consumo.

La nueva normativa incorpora al ordenamiento jurídico la revisión del 2018 establecida en la directiva europea aplicable en esta materia, las mismas se alinean con los objetivos del Pacto Verde Europeo en el impulso a la economía circular.

Este Real Decreto fue aprobado en Consejo de Ministros, y fue propuesto por tres entes gubernamentales como son el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), el Ministerio del Interior y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ya que estos tienen competencia en este sector.

El nuevo Real Decreto de alguna forma persigue el desarrollo de los principios de la Estrategia Española de Economía Circular, España Circular 2030, el cual sienta las bases para superar «la economía lineal e impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de productos, materiales y recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible».

Esta estrategia fija objetivos claros y determinantes que permitirán reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales y recortar un 15 % la generación de residuos respecto a 2010 a lo largo de esta década.

En este sentido, este Real Decreto va de la mano con las ayudas del programa MOVES III, teniendo en cuenta la retirada y el achatarramiento de los vehículos que se sustituyan por los adquiridos con apoyo de este plan, por lo que se facilitará la correcta gestión de los residuos provenientes de vehículos que son retirados y a la vez permitirá reforzar cadenas de valor en sectores como el aluminio o los plásticos, entre otros, contribuyendo a la economía circular.

Una de las principales modificaciones de las anteriores normativas y que en definitiva están incluidas en la nueva, es la ampliación del ámbito de aplicación de esta norma a cualquier vehículo, por lo que no quedaría restringido a automóviles y garantizará que todo vehículo susceptible de ser matriculado ante la DGT sea dado de baja en un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) al final de su vida útil.

Adicional a esta, también se especifican los distintos criterios que se deben de cumplir «para diferenciar si un traslado de piezas de un vehículo que se desguaza se considera traslado de residuos o traslado de productos», todo con la finalidad de facilitar la preparación para su futura reutilización en piezas para otro vehículo.

Es importante señalar que se incluyen en este Real Decreto la orden por la que se regula «la baja electrónica de los vehículos descontaminados al final de su vida útil y los requisitos mínimos que deben cumplir todas las instalaciones que traten estos vehículos».

Se determinan también los trámites de entrega de los vehículos al final de su vida útil, así como las obligaciones de descontaminación por parte de los Centros Autorizados de Tratamiento, contando con profesionales con cualificación específica, donde deben tratar vehículos eléctricos e híbridos, para la especial para la extracción de las baterías.