El alcalde de la ciudad de Valencia, Joan Ribó, anunció que para este año se asumirán nuevos retos para la descarbonización, con el objetivo de seguir avanzando en la lucha contra el cambio climático. Además, informó que se han adherido a la declaración en conmemoración al quinto aniversario del Acuerdo de París, en el cual se motiva a los gobiernos locales a establecer leyes e iniciativas firmes para disminuir efectivamente este fenómeno.

El regidor indicó, a través de una rueda de prensa, que el tema de la acción climática estará presente en toda la toma de decisiones durante el 2021, así como también la recuperación de la ciudad en el contexto post covid.  Asimismo, señaló que la Junta de Gobierno Local aprobó el pasado 21 de enero, la adhesión de la capital valenciana a la declaración contra el cambio climático. Para Ribó, esta acción «reafirma la necesidad de descarbonizar las ciudades y establecer mecanismos y criterios para acelerar este proceso».

Otro de los puntos que ha tocado el alcalde es la necesidad de colocar la acción climática en el centro de todas las decisiones urbanas para proteger la biodiversidad presente y evitar que se sigan emitiendo gases de efecto invernadero (CO2) a la atmósfera.

Una reunión necesaria

Además, Ribó señaló que se tiene previsto realizar una reunión con todos los responsables municipales, pues fue convocada por su homóloga de París, Anne Hidalgo, y por el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti. Dicha reunión se haría cinco años después de la firma del Acuerdo de París, pacto que tiene como principal objetivo reducir las emisiones de CO2.

Para el regidor valenciano este es un problema muy serio y será asumido como tal, así lo expresó al indicar que cualquier política que su ayuntamiento impuse «tendrá que tener en cuenta el impacto en el cambio climático, valorando no sólo las emisiones y la meta de la descarbonización, sino cómo afecta a la equidad entre las personas y los barrios».

Por otra parte, insistió en que la recuperación post pandemia estará ligada a la transformación de la ciudad, bajo un enfoque sostenible y compatible que favorezca la recuperación de la naturaleza y el bienestar de los ciudadanos.

Ribó señaló que la ciudad debe trazarse una visión ambiciosa y exigente para un corto y mediano plazo, en la que se tiene que trabajar arduamente en la descarbonización para convertirse en una de las ciudades neutras en emisiones de carbono y, de esta manera, conseguir el cero limpio para el año 2040, siguiendo con los lineamientos establecidos para limitar el calentamiento global a 1.5 oC.

Creación de lazos

Por otra parte, el alcalde indicó que uno de elementos más importantes propuestos en su documento es la participación activa y permanente de los jóvenes en la gobernanza de las políticas climáticas, pues se busca crear lazos asociativos con todas las partes interesadas en el tema medioambiental y, a su vez, para conocer cualquier plan o iniciativa de acción que podrían coordinarse entre las poblaciones urbanas y rurales, con el fin de acelerar la transición ecológica en toda la ciudad.

«En Valencia hemos desarrollado todo un abanico de iniciativas para contrarrestar el cambio climático a lo largo de los últimos cinco años. Estamos impulsando la transición energética a través de la puesta en marcha de comunidades energéticas locales con energías renovables, acción que impulsa, entre otras ventajas, acelerar la descarbonización, no importar combustibles fósiles y generar puestos de empleos», resaltó Ribó en la rueda de prensa.

Por último, se espera conseguir el compromiso de socios públicos y privados para impulsar esta iniciativa y facilitar el acceso a estas energías renovables y neutra en carbono a todos los habitantes valencianos para el 2050, así como también crear nuevos indicadores con los que se puedan medir la deuda ecológica de las actividades económicas relacionadas con el carbono y desarrollar proyectos para ayudar en la recuperación de la naturaleza.