Las dietas libres de sufrimiento animal son la elección de cada vez más personas en todo el mundo, aunque hace unos años atrás era algo inimaginable. Existen muchos motivos para dejar de comer animales, como los relacionados a la salud, el componente medioambiental y el trato ético hacia nuestros compañeros de planeta.

Ser vegano o vegetariano no tiene que ser un riesgo para la salud, porque existen varias alternativas que reemplazan los nutrientes presentes en los alimentos de origen animal. A continuación las carnes de origen vegetal más destacadas:

La soja texturizada. Este tipo de soja posee los mismos nutrientes de la carne y es ideal para preparar albóndigas, salsa boloñesa, lasañas o hamburguesas vegetales. Para utilizarla, primero hay que hidratarla con agua caliente para formar una pasta y poder manipularla. Se puede encontrar en dietéticas, casas macrobióticas o supermercados chinos.

El gran aporte de proteínas e hidratos de carbono de la soja así como su escaso contenido en grasas, hacen que sea un alimento indicado para veganos y vegetarianos

Seitán. Se considera la carne vegetal por excelencia y es uno de los sustitutos más populares del mundo. Este alimento de origen chino, posee una textura muy parecida a la carne real y posee un alto contenido en proteínas. Puede cocinarse de todas las maneras que se cocina un trozo de carne, pollo o cerdo, ya sea a la plancha, rebozado, frito o guisado. Se elabora principalmente a partir de gluten de trigo y salsa de soja. Se puede preparar fácilmente en casa o comprarlo ya listo en herbolarios y casas de dietéticas.

Tempeh. Es uno de los tipos de carne vegetal más sabrosa, es muy versátil, digestiva y libre de colesterol. Puede formar parte de las comidas como contorno o ingrediente principal. Se puede preparar frito, a la plancha, salteado, en sopas, guisos, bocadillos y canapés.

Es originario de Indonesia y se elabora a partir de la cocción y fermentación de la soja amarilla lo que le confiere un aspecto y textura muy parecido al de determinadas carnes. 

A diferencia del tofu, el tempeh es más seco, se dora más rápido, tiene más sabor y no se deshace

El tofu. También conocido como queso de soja, es un plato común en la comida asiática  en general pero particularmente en la china y japonesa. Se obtiene a partir de la coagulación de la leche de soja para separar el líquido de la parte sólida, creando una cuajada que será prensada para darle la forma deseada.

Aunque crudo no tiene mucho sabor, se le puede añadir gran cantidad de salsas y especias para que resulte más apetitoso. Se puede utilizar cortado en dados, rallado, frito, horneado y empanizado acompañado de la salsa de su preferencia. 

Los avances gastronómicos y el descubrimiento de nuevas formas de simular el sabor de la carne están permitiendo a cada vez más personas comer alimentos sustitutos

Las legumbres. Son unos de los alimentos más consumidos en dietas veganas y vegetarianas por su alto valor nutritivo. Con las lentejas, garbanzos y judías se pueden realizar diversas recetas como hamburguesas, croquetas, milanesas, etc. Con el garbanzo se puede elaborar hummus.

Los cereales. El arroz, la avena, el trigo, el centeno, la quínoa, el maíz y el mijo, son los cereales más conocidos a la hora de sustituir la carne animal. Su principal beneficio es que son alimentos con alto contenido en hidratos de carbono, proteínas, sales minerales, vitaminas y grasas. Al igual que las legumbres, se utilizan en la elaboración de hamburguesas, croquetas y milanesas.

Los cereales y las legumbres han constituido la base de la alimentación humana desde que el hombre primitivo deja de ser recolector para ser productor de alimentos

Heura. Procedente de Barcelona, es una carne vegetal que asemeja el sabor y la textura del pollo. Fabricada por la empresa ‘Foods for tomorrow’. Está hecha a base de soja, es rica en proteínas y contiene B12. Proporciona 19.7 gramos de proteína por cada 100 gramos. Aporta 2 veces más proteína que el huevo, 4 veces más hierro que las espinacas y 6 veces más fibra que el tofu. 

Heura ya es un producto habitual en los supermercados y grandes superficies de España, y salvará a más de 1 100 000 pollos cada año, motivo principal para dejar de comer carne o comer menos. 

Según Marc Coloma, CEO de la compañía, Heura representaría la tercera generación de proteínas vegetales porque mejora algunas características de sus antecesores, logrando imitar a la carne de pollo en textura, aspecto y sabor pero basándose íntegramente en la soja. La primera generación serían los ya mencionados tofu, seitán o tempeh, mientras que la segunda generación la representaría la soja texturizada.