La movilidad sostenible llega a España con el Plan MOVES III, con la aprobación de este plan el Gobierno repartirá 400 millones de euros ampliables a 800 ayudas directas financiando la compra de vehículos eléctricos e híbridos enchufables como turismos, furgonetas o motos, así como la adquisición e instalación de infraestructuras de recarga de acceso público y de uso privado.

Las ayudas son de varios tipos, una de ellas es que si el comprador chatarra un vehículo de más de 7 años de antigüedad, la subvención es mucho mayor, también existen planes que subvenciona con hasta 9 000 euros la compra de furgonetas eléctricas y con hasta 7 000 la adquisición de vehículos eléctricos.

Con estas ayudas, se reforzarán con un 10 % adicional para autónomos que compren un taxi o presten servicio de VTC, situados en municipios con menos de 5 000 habitantes o personas con movilidad reducida que necesiten adaptación de su vehículo.

Adicional a ello, existe la opción de aplicar un descuento de al menos 1 000 euros provenientes del concesionario para adquirir vehículos destinados al sector turismo y a furgonetas.

Este plan MOVES III forma parte de un paquete más amplio de medidas en materia de movilidad, las cuales incluirán «actuaciones en transporte público, movilidad no motorizada y zonas de bajas emisiones».

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), aprobó el Real Decreto que regula las bases de la tercera edición del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES III) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, donde financiará ayudas directas para compras de vehículos eléctrico o híbridos enchufables, además de la instalación de infraestructuras de recarga.

Según Teresa Ribera, vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, «el programa está dotado con los fondos Next Generation y constituye la primera línea de actuación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en materia de movilidad sostenible».

En este sentido, el presupuesto que cuenta el plan MOVES III, puede en un futuro ser reforzado, con una dotación mínima de 400 millones de euros, los mismo serán altamente ampliables al menos de unos 800 millones más.

MOVES III, tendrá una continuidad hasta al menos el 2023, reforzando las convocatorias anteriores e incorporando el aprendizaje adquirido en los años anteriores, gracias a ello aumentarán las ayudas directas para particulares y autónomos.

Esto supone, la obligación que existan infraestructuras de recarga de acceso público, las cuales garantizan su operatividad durante al menos unos 5 años, permitiendo la recarga puntual a los usuarios de vehículos eléctricos sin necesidad de que medie contrato con el operador del punto de recarga.

También se toman en cuenta las mejoras en las ayudas a las instalaciones de infraestructuras de recargas particulares, comunidades de propietarios y pequeñas y medianas empresas, así como diversos puntos de carga rápido y ultrarrápida.

Así pues, las ayudas cubrirán el 70 % del coste de la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos o de las actuaciones de preinstalación de recarga en comunidades de propietarios tanto para autónomos, particulares, comunidades de propietarios como para entidades locales que no desarrollen actividad empresarial.

Siempre y cuando estas no superen los límites establecidos, «fijados en 800 000 euros por expediente salvo para autónomos, que tendrán el límite por solicitante que es de aplicación por Reglamento de mínimos de 200 000 euros de ayudas bajo este régimen en tres años fiscales, y para particulares, que podrán beneficiarse de una ayuda de hasta 5 000 euros por expediente».