El Gobierno de Murcia participa en proyectos de investigación que suponen una inversión que supera los 7,7 millones de euros destinados a mejorar la calidad de las aguas en favor del ahorro de energía y prácticas favorables al medio ambiente. Asimismo, la economía circular forma parte de las iniciativas propuestas en la Región.

Los proyectos tienen como fin la reducción de la huella de carbono, la reutilización utilización de los residuos extraídos de la depuración como abono en las actividades agrícolas, implementación de tecnologías favorables para el ambiente y sustitución de energías tradicionales por alternativas sustentables.

A través de la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (Esamur), la Comunidad forma parte de labores investigativas en conjunto con socios internacionales que permitan conocer nuevas técnicas para su aplicación en las 98 plantas instalaciones dedicadas a la depuración de las aguas en Murcia en pro de una mejor calidad de las aguas.

Usos y distribución

Desde esta dependencia también contribuyen con unos 411 000 euros, que a su vez se suman al medio millón aportado por la administración el pasado año para las labores de investigación sobre métodos sostenibles orientados también hacia la economía circular. Con el proyecto Aquacycle, apuntan hacia la innovación en el tratamiento y reutilización de aguas residuales. Para ello proponen construir humedales, un tratamiento solar de las aguas residuales y técnicas de digestión anaerobia. Con ello, buscan obtener mayores beneficios para el ambiente a un menor coste.

Otro proyecto, Life-AMIA, está orientado a reutilizar aguas empleadas en la agricultura y recargar acuíferos para conservar el agua ante los microcontaminantes y los patógenos que la naturaleza normalmente no puede eliminar. DRY4GAS tendrá como fin la producción de biogás. Una parte importante del total obtenido se utilizará para producir compost y el mejoramiento de la calidad de los suelos dedicados a las tareas agrícolas.

Otras iniciativas tienen entre sus fines acabar con el nitrógeno presente en las aguas residuales, como el que está siendo ejecutado en Molina de Segura y Alguazas. Abanilla está llevando a cabo estudios que determinen el efecto oxidante del ozono frente a microcontaminantes a causa del uso de productos farmacéuticos o cosméticos.