El Gobierno de Madrid ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio para ejecutar el proyecto de una zona verde en el Sector XXIII del municipio. El objetivo es mejorar las condiciones de vida de las especies animales y vegetales que habitan en la localidad, así como una disminución en las emisiones de carbono.

Para ello, la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad y el Instituto Madrileño de Investigación, Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (Imidra), organismos dependientes de la Comunidad de Madrid, aportarán unos 4 000 árboles y 2 000 arbustos para su siembra en la zona que abarca alrededor de 15 hectáreas y colinda con el término municipal de Mejorada del Campo.

Construcción de las fincas

La encina (quercus ilex) y el pino carrasco (pinus halepensis) constituyen los árboles suministrados, mientras que los ejemplares de coscoja (quercus coccifera), majuelo (crataegus monogyna) y retama (retama sphaerocarpa) integran el grupo de arbustos. Todos ellos proceden de los Centros de Transferencia Tecnológica y los viveros de la Comunidad y el Imidra en las fincas experimentales en Arganda del Rey y El Escorial, con el apoyo del departamento Agroforestal del Imidra en sus objetivos de preservar a las especies locales de la mano con la Dirección General de Biodiversidad y Recursos Naturales.

Según la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, el Gobierno respalda a las municipalidades que requieran de este tipo de apoyo con el aporte de plantas para el crecimiento de las áreas verdes y su consecuente recorte de gases contaminantes en pro de un crecimiento rural amigable con el medio ambiente.

En total, se han invertido 69 184 euros para un lapso de cuatro años. El monto se destinará a proveer las especies adecuadas a las condiciones ambientales de la localidad que serán plantadas, así como al seguimiento de su evolución y a las asesorías necesarias para su correcta plantación, poda, fertilización, riego y tratamientos fitosanitarios. La creación de estas zonas permitirá unas mejores condiciones de vida a las especies que habitan en el sector.

Velilla de San Antonio supone una gran relevancia para el Gobierno madrileño al constituir parte de las Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) y los Lugares de Interés Comunitario (LIC) según la Red Natura 2000. Asimismo, este acuerdo entre ambas administraciones persigue la sensibilización, concienciación y educación medioambiental en la colectividad en materia de reforestación como medio de conservación.