El patinete eléctrico se ha convertido en uno de los medios de transporte alternativo favoritos a la hora de realizar traslados cortos. Es divertido y fácil de usar, ligero y versátil, ideal para la movilidad urbana. Forma parte de los designados como Vehículos de Movilidad Personal (VMP) y su uso ha crecido exponencialmente en los últimos años, al punto de abrirse empresas de venta y alquiler de patinetes eléctricos en toda España.

Lo que ha quedado claro con el nuevo Reglamento General de Circulación, es que los patinetes eléctricos no son juguetes, sino un medio de transporte, que como los demás, debe cumplir ciertas reglas. 

En este sentido, se aplica la norma para los vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos, tal es el caso del patinete. 

Es una medida que venía solicitando la Dirección General de Tráfico (DGT) desde hacía dos años con el objetivo de rebajar la siniestralidad en nuestras ciudades, especialmente por los atropellos de peatones.

Repasemos algunas de las reglas de movilidad de patinetes eléctricos

Desde ahora, no se podrán subir al patinete dos personas, ya que están homologados para uso unipersonal. La multa por llevar un pasajero es de 100 euros

Además, se ha reducido la velocidad máxima, de 50 km/h a 25 km/h y tan sólo 20 km/h en calles donde la calzada y la acera se encuentren al mismo nivel. La multa por superar esta velocidad será de 500 euros. También el propietario del patinete debe llevar consigo la ficha técnica del patinete que demuestre la homologación de la Unión Europea y se indique que el vehículo cumple las especificaciones del fabricante. 

Adiós a las aceras, sólo se podrá circular por la calzada y en el carril más a la derecha, sin invadir carriles Bus-VAO. Esto es una buena noticia para los peatones que más de una vez se han llevado un susto. Adicionalmente, queda restringido su uso en vías interurbanas, travesías, autopistas, túneles y autovías, pero los carriles de bicicletas sí podrán utilizarse. 

Para la noche es obligatorio llevar luces delantera y trasera, y ropa reflectante para ser advertido a distancia. Quedan vetados el móvil y auriculares mientras se conduce, las manos deben estar todo el tiempo en el manubrio y en caso de no cumplir con la normativa, la sanción será de unos 200 euros

Por otra parte, los ayuntamientos tienen a disposición implementar algunas normas como el uso de un certificado de circulación, la edad mínima para conducir el patinete eléctrico o como ya se realza en Valencia, la contratación de un seguro. 

También queda a disposición de los ayuntamientos exigir o no el uso de casco, en caso de ser obligatorio, la multa por prescindir del mismo es de 200 euros más la inmovilización del vehículo.

En cuanto al aparcamiento, la DGT recomienda a los ayuntamientos acondicionar espacios exclusivos para ello y la imposición de multas por incumplimiento. Como en otros casos, el alcohol y las drogas están limitados, la multa en este caso, dependerá del nivel de alcohol en sangre o intoxicación por drogas. En caso de ser positivo, la multa máxima es de 1 000 euros y se podrá inmovilizar el vehículo.