En Valencia, así como en Murcia y Andalucía, la situación con el bajo nivel de depuración de las aguas residuales sigue siendo un problema al que se le está buscando solución, y es por ello que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha informado que se reciclará el 100 % de las aguas residuales de la Comunitat Valenciana. Además, señaló que para que esto pueda suceder se aprobó un presupuesto de 1 229 millones de euros.

El gobernante hizo este anuncio durante su participación en la apertura del II Foro del Agua, que llevó por nombre El Plan directo del agua. Para Puig, la administración y gestión responsable de los recursos hídricos representan una misión de suma importancia porque se trata de un recurso vital. «Es un elemento clave para el tratamiento del metabolismo urbano, industrial y agrario», indicó.

Necesidad de depuración

Esta es la razón por la cual el presidente se ha enfatizado en la necesidad fundamental de seguir invirtiendo en la depuración de las aguas y en el tratamiento de los residuos, pues expresó que el ciclo del uso de este elemento podría mejorar significativamente con la introducción de las diferentes tecnologías. Asimismo, señaló que dichos recursos poseen una gran capacidad para impulsar la economía.

Sumado a esto, Puig  manifestó que este proyecto está estrechamente relacionado con una visión colaborativa y sostenible, pues en primer lugar, se pondrán en común aspectos institucionales, socioeconómicos y culturales. Además, otro aspecto que será de suma importancia es la capacidad de cogobernanza y la cogestión hídrica y, a su vez, este plan tiene un enfoque sostenible, ya que están en juego aspectos medioambientales que traerán muchos beneficios a corto y largo plazo.

Con el objetivo de reciclar las aguas residuales se conseguiría implementar una de las acciones contempladas en el proyecto tractor 4 de la Estrategia Valenciana de Recuperación, y su viabilidad es muy grande porque puede ser susceptible a recibir la financiación europea, pues se pondría poner en marcha por medio de intervenciones como el Programa para la Digitalización de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales, el uso de Inteligencia Artificial para disminuir cualquier riesgo del control manual en las infraestructuras de tratamiento y a través del proyecto Poseidón para la mejora de la red de emisarios submarinos. 

Llamado a la conciencia colectiva

«Proyectos para los que hace falta la colaboración público-privada, la cogobernanza entre todos los territorios y todos los agentes, y una pedagogía del agua para dar más valor a este recurso», señaló Puig.

Durante su ponencia el presidente ha hecho mención de los tres pilares que componen la visión hídrica del proyecto, los cuales son: Afrontar la gestión del ciclo del agua de manera integral; vertebrar la Comunitat Valenciana dentro de las necesidades de este recurso en el consumo humano, agrícola e industrial; e incrementar el uso de recursos no convencionales, como lo son las aguas regeneradas y desalinizadas. 

Por último, el mandatario ha hecho un llamado a todos los ciudadanos valencianos para dar valor al vital líquido y a tener un uso racional con él, pues recordó que en la actualidad Europa se despilfarra cerca del 40 % del agua y, asimismo, informó que, según investigaciones hechas por la Agencia Europea de Medio Ambiente, para el 2030, la mitad de las cuencas europeas sufrirán estrés hídrico.