Las grandes ciudades en muchos países del tercer mundo e incluso, en varios desarrollados, enfrentan graves dificultades de movilidad aunada a los problemas ambientales, que se generan durante las congestiones del tránsito debido a la liberación de smog. Todo esto ocasionado por un crecimiento acelerado y desordenado de las mismas.

¿Cuáles son las causas de estos problemas de movilidad?

Varios factores influyen en la baja movilidad de estas ciudades:

–   El aumento demográfico. Estas ciudades son un imán para las personas que habitan en las zonas rurales o poblaciones marginales, puesto que representan una mejora en la calidad de vida, accesibilidad a bienes de consumo y fuentes de trabajo, por lo que ocurren estas migraciones.

–   Crecimiento constante de estas ciudades en las periferias y áreas suburbanas,

–   Cambio de estilo de vida. Poseer un coche representa un anhelo para la mayoría de las personas, por lo tanto, existe una demanda de este bien. A más coches en tránsito, mayor congestión.

–   La demanda de carreteras más amplias y corredores viales exceden la capacidad de construir la infraestructura necesaria.

–   La incompatibilidad de la estructura urbana en relación con el volumen de coches, hace que sean insuficiente tanto las vías de circulación como los espacios para el aparcamiento.

–   Muchos vehículos en tránsito y con diferentes tipos de desempeño. Desde coches de lujo y corrientes; transportes de carga de diferentes capacidades, buses grandes y medianos hasta vehículos con tracción de sangre humana o animal, dependiendo de la región y los patrones culturales y la falta de disciplina de los conductores.

–   Anarquía frente al cumplimiento de las normas de tránsito.

–   Falta de planificación urbana frente a la demanda de vivienda y servicios, lo que termina en extensas franjas con asentamientos de personas que subsisten en condiciones marginales.

Las consecuencias

–   La movilidad promedio se reduce a 10 Km por hora o menos durante las llamadas horas pico. Lo que se considera adecuado es que en promedio una persona se traslade y regrese de su trabajo en un período máximo de 30 minutos en un sentido. En estas ciudades de alta congestión, esos tiempos oscilan entre los 60 y 110 minutos.

–   Durante las congestiones vehiculares se descargan altos volúmenes de dióxido de carbono, monóxido de carbono y micropartículas de carbón, originando el smog característico de esas ciudades.

–   Problemas psicológicos por el estrés que genera en las personas.

Una propuesta fallida

Por un tiempo se pensó que la solución estaba en controlar el tamaño de la ciudad. Pero todos los intentos terminaron en fracaso, nada pudo impedir el éxodo poblacional hacia las grandes ciudades, incluso en aquellas situadas en países gobernados por regímenes autoritarios. Actualmente, se procura más bien hacer que estas ciudades sean más sustentables desde el punto de vista ecológico.

Algunos paliativos asumidos en algunas ciudades con relativo éxito aunque no de forma articulada:

–   Uso restringido de los coches mediante la implementación de días de parada con base al número de la matrícula.

–   Innovaciones en el transporte público hacia sistemas no contaminantes, como los trenes subterráneos.

–   Planificación en el uso de áreas de aparcamiento.

Curitiba una experiencia exitosa en movilidad en América Latina

La llamada ciudad verde Curitiba, el mayor éxito de ciudad sostenible en Latinoamérica

La ciudad de Curitiba, ubicada al sur del Brasil, es una urbe planificada con base en los mejores estándares ambientales. Se tomó en cuenta desde el diseño de edificios, la organización del terreno, hasta la movilidad, el manejo de los servicios de agua y energía tomando en cuenta la calidad del aire, el manejo sostenible de desperdicios así como una gestión de gobierno netamente ambientalista.

Toda una innovación replicada por muchas ciudades a nivel mundial. Su movilidad Red Integrada de Transporte superficial (no disponen de tren subterráneo ni nada similar) con carriles exclusivos terminales para la interconexión para disminuir el tiempo de los traslados de la gente. Son típicas sus paradas tubulares que protegen a los pasajeros de la lluvia o del sol.

Lamentablemente, en la actualidad se ha visto afectada por la llegada de inmigrantes que se han establecido en zonas periféricas alterando el desarrollo armónico tan característico de esta ciudad.

Soluciones de los países desarrollados

Algunos países desarrollados han ido implementando un conjunto de medidas, de manera integral, que han hecho de grandes centros urbanos, ciudades con movilidad sostenible amigables para la vida. Entre ellas se pueden mencionar.

–   Gestión administrativa de la ciudad con criterios ambientalistas.

–   Reducción de coches y vehículos de transporte público activados por combustibles derivados del petróleo. Promoción al uso de automóviles eléctricos.

–   Innovaciones tecnológicas en cuanto al uso de combustibles amigables al ambiente como el hidrógeno verde.

–   Estímulo para el uso de bicicletas y patinetes eléctricos.

–   Mejoras en la infraestructura urbana en cuanto al diseño y construcción de ciclovías, centros de carga de baterías, estacionamiento de bicicletas, semáforos inteligentes

–   Reorganización urbana en cuanto a ganar espacios para la gente y las áreas verdes.

El mensaje es claro: existen soluciones efectivas para una movilidad sostenible y no contaminante para las grandes urbes en los países en vías de desarrollo, solo falta una férrea voluntad política y una cultura orientada hacia la protección ambiental.