El turismo es una de las actividades productivas más importantes en Canarias para el desarrollo y crecimiento de su economía. Sin embargo, según estudios, su incremento en los últimos años ha generado una mayor alteración en el estado del medio costero, y esto está dejando en evidencia la degradación del agua de mar, el deterioro de la fauna flora, un incremento en las emisiones de CO2, erosiones y destrucción de ecosistemas o el agotamiento de los recursos naturales.

Esta es la razón por la cual la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias y la Universidad de La Laguna (ULL) han firmado un convenio específico en el que colaborarán para analizar no solo la huella de carbono e hídrica que tiene el turismo en el Archipiélago, sino también en las otras dos principales actividades económicas de la isla: la agricultura y el ciclo del agua.

Las opiniones de los especialistas

«Tener una imagen clara y fidedigna del impacto que generan los principales sectores de actividad del Archipiélago, tanto en términos de carbono como de consumo de recursos hídricos, es fundamental para poder plantear el mejor camino hacia la descarbonización», señaló José Antonio Valbuena, consejero del Área, quien a su vez indicó que para conseguir un cambio significativo en la lucha contra el cambio climático, se requiere de la colaboración de todos los ámbitos de la sociedad y de políticas transversales, debido a que todos ellos producen emisiones de CO2.

Asimismo, Juan Carlos Santamarta, investigador de la Universidad de La Laguna, informó que debido a las peculiaridades que existen en Canarias en relación a la manera de obtener el agua potable hacen que su ciclo integral produzcan un consumo significativo de energía, siendo los más importantes los procesos de desalinización de agua de mar y la depuración de aguas residuales. Además, indicó que actividades como el turismo y la agricultura representan dos sectores fundamentales en las Islas, pero su consumo de agua y de energía es un factor que se debe estudiar a profundidad, con el objetivo de reducirlo y ser más eficientes.

Huellas de contaminación

En este convenio se señala que en la huella de carbono se contabilizarán todos los gases de efecto invernadero que emite el Archipiélago a la atmósfera, los cuales pueden generarse de manera directa o indirecta, y que están asociados a la producción, a la prestación de un servicio o a la realización de una actividad, con el fin de cuantificarlos e identificar el origen de las mismas.

Por otra parte, en cuanto a la huella hídrica, se señala, que se trata de un indicador que medirá el consumo de agua de gran interés para lugares áridos, así como también el elevado consumo de dichos recursos hídricos por habitante y año. En este caso se contabilizará el volumen total de agua que se necesita para el ejercicio de las actividades de las Islas y  para producir los bienes y servicios consumidos.

Con este convenio también se realizarán la difusión y divulgación de informaciones relacionadas con el impacto que tiene la huella de carbono e hídrica dentro del ciclo integral del agua en Canarias; se elaborará un libro sobre el tema a tratar y se expondrán los resultados de esta investigación en congresos nacionales e internacionales.