Durante el último año, los profesionales del transporte han padecido una situación limite de riesgo al contagio de la covid-19, debido a su gran movilidad. Situaciones en las que los conductores realizan labores que no les corresponden como la carga y descarga de mercancías, multiplican el peligro de contagios.

Gracias al sector de transporte de mercancías por carretera y su compromiso de servir a la sociedad, se ha logrado garantizar desde el inicio del Estado de alarma el año pasado, el correcto funcionamiento de la cadena de suministro para atender las necesidades sanitarias y alimentarias de la población.

Durante los meses de pandemia, el transporte de mercancías internacional por carretera español ha garantizado que más del 65 % de las exportaciones de nuestro país hacia la Unión Europea haya permanecido eficaz y puntual. Si ser transportista ya supone una amenaza potencial para la salud, en el transporte internacional existe el riesgo añadido de poder extender en España nuevas cepas.

Gracias a las empresas de transporte y sus profesionales se consigue garantizar el abastecimiento de supermercados, hospitales, farmacias y comercios, entre otros

Si el transporte es considerado como esencial, también debe serlo para la vacunación.  La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) exigen una respuesta clara y urgente del Gobierno, para que los conductores estén integrados como un grupo prioritario en la primera etapa de la vacunación y puedan continuar con su trabajo. 

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) también ha solicitado en una carta remitida al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que los conductores profesionales sean incluidos entre los colectivos preferentes de vacunación de España. 

La Confederación Española de Transporte en Autobús (CONFEBUS) también ha solicitado al Ministerio de Sanidad, a través de una carta dirigida a la nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, que los profesionales de la conducción sean considerados colectivo prioritario en la campaña de vacunación del covid-19, por su contacto permanente con los viajeros y con el fin de que la movilidad sea garantizada.

Ovidio de la Roza, presidente del CETM afirma que «No podemos arriesgarnos a que los conductores se contagien y se rompa la cadena de suministro de la vacuna, porque es nuestra última esperanza para salvar vidas y empresas»

La vacuna contra el covid-19 se ha convertido en el antídoto vital en la lucha contra el coronavirus. La escasez de dosis suficientes para inmunizar a la población está generando conflictos entre distintos países con las empresas farmacéuticas, así como entre distintos sectores de la población que permanecen de momento a la espera, entre ellos, los transportistas profesionales.