El Gobierno de la Ciudad de Valencia ha puesto en marcha un nuevo sistema de recompensas por el reciclaje de botellas de plástico y las latas depositadas en los contenedores amarillos, dispuestos para tales fines. El proyecto es impulsado por la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica; el Ayuntamiento de Valencia y la organización dedicada a la recuperación de envases, Ecoembes.

Los contenedores cuentan con un lector de códigos QR y serán instalados en los principales edificios públicos y zonas comerciales para la implementación de los incentivos a la separación y recolección de envases de plástico y aluminio. De esta manera, estos espacios recibirán a una gran cantidad de personas, lo que beneficiará también a los comercios existentes en cada localidad.

Entre las principales recompensas a nivel individual, figuran los descuentos en las tarifas del transporte público y los patinetes eléctricos. A nivel colectivo, la adopción de estas prácticas favorables al medio ambiente se verá retribuida con aportes sustanciales a organizaciones sin fines de lucro y demás proyectos sociales desarrollados en la ciudad.

De igual manera, la Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos (Emtre), se ha sumado a la iniciativa con el fin de otorgar descuentos en tasas por gestión de residuos. Se espera que esta modalidad continúe desarrollándose hasta implementarse a lo largo del año en curso.

Según la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón, ya existen varios programas de incentivo económico para la recolección separada por medio de las redes de ecoparques. Durante el año 2020, se registraron unas 250 000 toneladas, lo que representa un incremento del 8 % con respecto a 2019. Un 80 % de ellas se han recolectado en las provincias de Castellón y Valencia gracias a las redes de ecoparques dispuestas a lo largo de sus territorios. Además, ha reiterado el compromiso de la Comunidad por continuar fomentando la recogida separada y la economía circular.

De acuerdo con Xavier Balagué, gerente de Ecoembes, la Unión Europea plantea objetivos más ambiciosos cada vez, por lo que constantemente se requiere un esfuerzo mayor por parte de cada ciudadano. Con la implementación de los contenedores amarillos, esperan asumir el reto con propuestas novedosas que permitan el reciclaje de botellas y envases, ademas de facilitar la participación de cada individuo a través de los incentivos.