WWF ha solicitado que hasta no abordar una nueva política agrícola que disminuya las extracciones de agua del acuífero y genere un cambio en los sectores productivos de esta área hacia su sostenibilidad e independencia del agua, no se promuevan avances en la transferencia del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel.

De esta manera se ha manifestado la organización, por medio de un comunicado, con el motivo de la visita de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), Teresa Ribera.

Recordando que han pasado 26 años de haber sido declarado oficialmente sobreexplotado, el acuífero de la Mancha Occidental, se encuentra en un estado realmente crítico, ya que el nivel del agua subterránea que necesita el ecosistema se sitúa casi por debajo de los 20 metros.

No existen garantías por parte de WWF

WWF opina que no hay seguridad de que el traspaso del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel represente un beneficio o mejora, debido a que la Junta de Castilla-La Mancha continúa promoviendo nuevos cultivos de regadío que implican un consumo riguroso e inflexible de agua.

Del mismo modo, aunque las condiciones sean delicadas, no se han adoptado precauciones para limitar las extracciones, y tampoco para dar por terminado con todas las extracciones ilegales, tanto por exceder con el derecho de riego o por carecer del mismo.

Sumado a esto, la Junta de Castilla-La Mancha ha pedido públicamente la extracción de 100 hm³ adicionales, que solo promueve a mantener un modelo completamente insostenible.

WWF también se mantiene firme en manifestar su desacuerdo al propósito de la Junta de Castilla-La Mancha de surtir el acuífero artificialmente con el trasvase de aguas desde la denominada Tubería Manchega, proveniente de la reducida cuenca del Alto Tajo.

Esto implicaría, «una huida hacia adelante que agravará aún más la situación del acuífero, ya que con ella se mantendrá la misma presión de extracción del regadío y se obstaculizará el abastecimiento natural del lugar de la descarga hídrica de los Ojos del Guadiana».

Por esta razón, la organización insta a demorar la transferencia del Parque Nacional hasta que no sea evidente un comienzo en el aporte de agua desde los Ojos del Guadiana y se extienda su superficie protegida por medio del Dominio Público Hidráulico de los ríos que le alimentan y de Montes de Utilidad Pública cercanos.

De igual forma, WWF le ha solicitado al MITECO que mejore los sistemas de control telemático, de campo y sanción de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y refuerce la Ley de aguas para prevenir de manera eficaz la sobreexplotación de los acuíferos con sanciones que disuaden las extracciones ilegales e incluyan con responsabilidad a las comunidades de usuarios en el control efectivo.

En consecuencia, el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha indicado que «los parques nacionales deben ser la representación de los ecosistemas y las comunidades biológicas que encierran más representatividad y en mejor estado de conservación de nuestro país. En el caso de los ecosistemas acuáticos que dependen del agua, implica también la sostenibilidad del ciclo hidrológico dentro de las cuencas hidrográficas».